> ÚLTIMAS ENTRADAS

> LO MÁS VISITADO

30 de septiembre de 2014

Reseñas y Análisis: Arquetipos de la "Dark Knight's Trilogy" (III Parte-B)

Continuación del anterior artículo:

JAMES GORDON-ALFRED PENNYWORTH-LUCIOUS FOX: Desde el comienzo de la historia, hemos asistido a los tres aliados más valiosos con que nuestro Héroe ha tenido la dicha de contar. En el desarrollo de esta última y más compleja parte de su historia, se tocan los pilares de su relación con ellos.


Cuenta una vieja historia del Tarot que ante los ojos del héroe se apareció el Ángel de la TEMPLANZA (XIV) vertiendo sus aguas de una copa a otra. La silenciosa aliada, el humilde corazón que agasaja el cansancio que trae el desánimo del héroe tras sucesos anteriores (La MUERTE XIII). Pero tras la negación del héroe, la Templanza desaparece y se convierte en el DIABLO (XV). Algo parecido sucede en la película. Alfred siempre representó el carácter más paternal cercano a Bruce. Después de ocho años en los que el trato se ha hecho más tenso y las neurosis de nuestro héroe se han acrecentado, la paciencia de la Templanza se agota. Alfred se va de la mansión y de la vida del héroe cuando decide retornar a las andadas y cuando decide revelar la verdad que le mantuvo oculta para evitar su desespero: Rachel no le esperó hace ocho años. Sucedida esta dolorosa despedida, nuestro Mago acude al encuentro del Demoníaco Juez que le sentencia al lejano exilio en el fondo de un pozo olvidado de la existencia. Si la Templanza no te hace recapacitar, será el Diablo quien mejor lo haga.


A su vez, Jim Gordon, quien continúa siendo el comisario de Gotham, parece decidido a terminar con la farsa que provocó ocho años de fascismo: La mentira sobre Harvey Dent. En los ocho años que han transcurrido, la falsa imagen de "Héroe" Harvey Dent Two Face, permitió la aprobación de una ley que coarta la libertades en grandes medidas. Se ha controlado el problema de la criminalidad vandálica, pero la corrupción política y burocrática han crecido, del mismo modo que el autoritarismo. Esa verdad aturde la consciencia de Jim Gordon, quien, como dice el oficial John Blake, actúa como guerrero en tiempos de "paz". Para la celebración del octavo aniversario de la muerte de Dent, Gordon escribe un discurso apuntando la verdad de los sucesos y solicitando la renuncia de su puesto. A pesar de que no es capaz de leer el discurso, la verdad estalla una vez que Bane se apodera de él y lo suelta por toda la ciudad. A pesar de que la realidad luce devastadora, no hace sino enaltecer la valentía de nuestros héroes, quienes ya no tienen nada que ocultar y ahora pueden afrontar su destino y enmendar sus actos con total Libertad.


Por último, Lucius Fox parece el personaje que nunca se desarrolla a lo largo e la trilogía. Siempre está allí resguardando LA TORRE y sus secretos. Probablemente sea en “Batman Begins” donde hemos sabido más de él, su confinamiento al sótano de una división clausurada y su ascensión a la dirección empresarial de Wayne Enterprises. Pero realmente, este fue el primer aliado que amenazó con dejar al héroe, fue en “The Dark Knight” cuando, por razones de fuerza mayor (El Joker) Batman espió a toda la ciudad usando a Fox como sus ojos. Todos recordamos cuál fue la reacción de Lucius. No obstante él siguió allí y aguantó los cimientos de la Wayne TOWER hasta que no pudo más, debido al complot con el que retornó de la Liga de las Sombras contra Bruce Wayne.


Todos y cada uno encabezan en distinto modo la faceta de la Templanza aliada y del amigo servicial, son también en parte FUERZA y motor de la lucha del Héroe y fieles servidores del mismo.


BATMAN/BRUCE WAYNE: Por último el personaje más complejo ¡Por supuesto, es el protagonista y esta es su “conclusión”! Una de las afirmaciones que más he podido oír es que en esta última película no aparecía Batman, sino que “todo el rato” se centraba en Bruce Wayne. He de afianzar lo dicho. Esta es la película sobre Bruce Wayne, de hecho, es la trilogía sobre la historia de Bruce Wayne más que de Batman como personaje. A veces, el Caballero Oscuro en forma literal es un secundario. Pero su espíritu no. Si volvemos la vista atrás, en “Batman Begins” Rachel menciona a Bruce que Batman es su auténtica máscara Y tanto! En toda la trilogía Batman representa más que un sujeto vestido de negro que golpea criminales en la noche, Batman es un símbolo que intenta trasmitir esperanza a una ciudad sumida en la oscuridad (Superman, llegaste tarde a la fiesta). Paradójicamente, la sombra es la que transmite la luz, lo que nos recuerda nuevamente al proverbio de “No hay luz sin sombras”.


En su momento vimos al héroe convertido en un MAGO (I) que transforma lo inútil en útil, sus miedos en armas para el combate del crimen. Luego le vimos caer moralmente a manos de un autentico DIABLO (XV) que fue el Joker. Durante ocho años fue el perfecto ERMITAÑO (IX) ataviado de un albornoz que más bien le hacía parecer un monje victoriano, pasando el tiempo con su arco y flecha (Al mejor estilo Oliver Queen del Batman de Miller); cojo de una pierna y sin ver la luz del día encerrado en su Mansión.



Este Bruce que parece ser “La Bella y la Bestia conoce a Howard Hughes” es sin duda el mejor retrato de un ermitaño porque ¿Quién es un ermitaño sino un Mago envejecido por su propias experiencias? Bruce está herido, su vida ha sido sinónimo de pérdida, primero fueron sus Padres, luego su juventud, luego Rachel, la guerra contra el crimen, su sentido de la moral y ahora ¡El collar de Perlas de su Madre! No obstante, esta última pérdida fue lo mejor que le sucedió en ocho años. Gracias a ello pudo conocer al nuevo (y aparentemente definitivo) amor de su vida, Selina Kyle. Esta nueva pasión hizo que un excéntrico "playboy" enfermo hiciera su cama, se afeitara, arreglara y perfumara para encarar los problemas que había evitado durante casi una década. Pero no todo es de flor y rosas, los años han pasado y no precisamente en vano.


Al principio Bruce Wayne comienza actuar como si el tiempo no hubiera transcurrido, lo cual le lleva a caer en un grave antivalor: La soberbia. Cuando se enfunda el traje de Batman y sale a la ciudad la primera vez protagoniza una de las escenas más épicas de la trilogía, pero a la vez la más desastrosa. En la escena, que pertenece a la secuencia del Ataque de Bane al edificio de la Bolsa de Gotham, Batman corre en persecución de los malhechores a la par que la policía, pero al ser prófugo de la ley, imputado por el asesinato de Harvey Dent, los malhechores restan de importancia y Batman es el foco de atención. El resultado es que Batman, en efecto, quita la policía de Bane y el golpe le sale perfecto y a los dos días Bruce Wayne pierde su empresa y sus bienes (salvo la mansión) son confiscados.









A pesar de todo esto, la soberbia aún puede más y prematuramente concede su confianza a Catwoman, quien le guía directamente a Bane para evitar que a ella le mate. Bane se enfrenta a un Batman maduro, desentrenado y que necesita una prótesis para movilizar la pierna y para más “INRI” una de las frases más resaltantes de esa pelea es “Tus victorias te han derrotado”, pronunciada por Bane y definiendo al cien por cien la actitud del Caballero Oscuro a punto de caer.


Una vez que despierta en la oscuridad del pozo al que Bane le condenó, es cuando el espectador se da cuenta (De forma inconsciente, mayormente) de que ese es el momento cumbre de la caída de Batman, desde el final de “The Dark Knight”. Ha tocado fondo, literalmente. Por lo tanto, lo único que puede hacer es subir de nuevo ¿Cómo? Afrontando todos y cada uno de los retos. El primero, recuperar la movilidad de su cuerpo lastimado por Bane, seguido de asumir la verdad de sus actos, sus auténticas derrotas (Rachel, Dent, sus propios Padres, Alfred, Selina, ÉL MISMO). Hasta que poco a poco se va envalentonando a subir la fosa “de la que nadie ha escapado”. La historia Universal nos demuestra que los hombres y mujeres que se han ganado un lugar en ella lo han hecho por sus gestas, sean maléficas o heroicas, son acciones que nadie más, sino ellos, han desempeñado y han conducido un camino clave para todos. En el caso de Batman, debe afrontar el mito del heredero de R’as Al Ghul, que siendo apenas un niño, fue el único que logró escapar. Bruce Wayne finalmente comprende que sus riquezas, el legado de sus Padres y todo lo que tuvo no significan nada al lado del reto de enmendar y re-encaminar nuestras vidas hacía un objetivo mayor: El bien común.

Tras aceptar su último fantasma, el miedo que desde niño le dominó, logra escapar del pozo a la vista de los demás presos. La cueva vertical ya no sería de perdición, sino de RENACER. Tal vez la mejor metáfora de la “Foza de Lázaro” (Recordando que Lázaro en la biblia había muerto hasta que Jesús le devolvió la vida).


Tras este viaje de experiencias (Y sabiendo cómo Bruce Wayne es capaz de manejarse por el Mundo, desde “Batman Begins”) Regresa a Gotham para acabar la guerra que comenzó hace años. El resultado es que su espíritu continuará vivo, unido a los corazones de cada miembro de la sociedad presente, las heridas cicatrizadas, una ciudad libre finalmente de la corrupción, del caos que la imperaba. Batman pasa de ser Mago, para convertirse en Colgado y terminar fundido en Gotham: Termina siendo EL MUNDO (XI). Así es. En el Tarot, cuando el Héroe llega a la etapa del Mundo, se trata de la disolución total de los problemas y los enemigos, estando en el corazón de todos. Es el objetivo principal de la vida misma. Más que un héroe o salvador, concluye siendo parte esencial del espíritu colectivo. Se une al cosmos.


 Lo que antes fue la Luz de la esperanza proyectada que se sumió a las tinieblas, regresa como el Ave Fenix para tornarse Luz definitiva, real y pura.


Pero…¿Qué sucede con Bruce Wayne? Para saberlo ¿Qué mejor que recordar quién era Bruce Wayne al principio, antes de todas las desgracias? Era un alma que apenas comprendía el Mundo terrenal, libre, jovial, sin miedo, inocente, era solamente un niño. Por “Naturaleza” estamos destinados a comprender (a fuerza de golpes muchas veces) las leyes de la vida en la Tierra, pasando la mayoría de nuestra existencia por diversas experiencias, como Bruce, hasta que al final hallamos nuestra libertad, “el camino a casa” una vez que nos unimos al corazón de todos. Cuando logramos nuestro cometido con el cuerpo envejecido, nuestro espíritu vuelve hacerse joven, volvemos a ser el niño de siempre, EL LOCO (XXII) que somos cuando nacemos, sin saber hablar idiomas, sin saber de fronteras, desconociendo banderas, expresando nuestro arte imaginativo, buscando el amor.



Este es el viaje del Héroe. Ni más ni menos.

CONCLUSIONES: 

A lo largo de cada fase de este extenso artículo de análisis (más cerca de ser un ensayo analítico) hemos asistido a los puntos implícitos pero claves del “Viaje del Héroe”. Probablemente si analizamos otra saga en el cine o la televisión, evidenciaremos otro tipo de recorrido con el mismo objetivo: La realización del Bien.

Lo que hace tan especial a la trilogía del Caballero Oscuro (sea o no fiel en diversos aspectos de los comics y su esencia) es precisamente la mirada más humana que conlleva este Universo. Christopher Nolan no adaptó página por página un comic o una novela gráfica. Se empapó del personaje como pudo y llevo a la pantalla su propia interpretación del mismo sujeto a los estándares de las obras de DC Comics (Estándares que a la propia DC Comics parece importarle un rábano).

Asimismo, este extenso análisis es totalmente personal. No implica conclusiones verdaderas ni pretende demostrar un hecho (Razón por la cual no se hizo siguiendo el procedimiento del clásico “Método científico”); sino que, por el contrario, pretende motivar a que cada lector se formule su propio análisis bajo su propia interpretación de los hechos.

En mi caso, cada uno de los argumentos está sujeto a mis apreciaciones sobre lo mostrado en pantalla en las tres películas, siguiendo algunas de las bases fundamentales del trabajo de Carl Jung y los textos de Sallie Nichols (“Jung y el Tarot”) y Alejandro Jodorowsky “Manual de Psicomagia”; “Psicomagia” y “Metagenealogía y Árbol Genealógico”).

Doy mi humilde agradecimiento al administrador de este Blog número uno en noticias, que hoy celebra nueve otoños de notable esfuerzo, Eduardo Salceda Glez. Y a cada lector que nos ha seguido no sólo con los análisis ofrecidos anteriormente, sino sus visitas a lo largo de estos años.


¿Y vosotros, queridos lectores? ¿Qué arquetipos veis a lo largo de la trilogía?

¡Saludos cordiales a todos y hasta la próxima!

Carlos Ducard.

google+

linkedin

No hay comentarios.: