> ÚLTIMAS ENTRADAS

> LO MÁS VISITADO

14 de julio de 2014

Reseñas y Análisis: Arquetipos de la "Dark Knight's trilogy" (1era PARTE)

Desde el inicio de los tiempos muchos han buscado a lo largo de su vida la píldora “metafísica “, por así llamarlo, que les impulsara a ver la realidad con otros ojos. Algunos en aras de iluminación, otros en búsqueda de la verdad, otros con el fin de hallar un lugar en el planeta. Un servidor lo ha venido haciendo para poder engullirme y engullirlo en el mundo del Arte. La base del Cine es la ficción, pero qué es la ficción sino un basamento de la vida misma adaptado a diversas circunstancias, ya sean oníricas, imposibles, o mismamente sucesos casi exactos a lo cotidiano. Al ser una de las más difíciles y completas formas artísticas (El Cine conlleva dibujo para los story board, literatura para crear la historia, teatro para crear los diálogos, fotografía para ambientar los planos, música para componer el sentimiento e incluso diseño, para crear el vestuario) se podría concluir que es un medio y oportunidad extraordinarios para nutrir la psique de sus espectadores.

En el caso de la trilogía de películas dirigidas por el talentosísimo Christopher Nolan sobre nuestro Caballero Oscuro (Nombre que de hecho, se le dio a dicho trabajo: “The Dark Knight Trilogy”) su creador se enfocó en ofrecer a su público algo más que escenas de acción, épica y buenos diálogos. Se esmeró en legarnos puntos de vista, sentimientos y emociones a modo de guía que nos han sacudido a todos en algún momento de nuestras vidas. Pero ¿Hay algo más tal vez?

Volviendo a la búsqueda de la “píldora metafísica” en mi camino encontré una propuesta que sin duda me ha marcado: Los arquetipos del Tarot. ¿Cómo podría aquel juego de cartas antiguo, utilizado por charlatanes que dicen “adivinar el futuro” servirme de guía para analizar un film? Mi respuesta se remonta a las bases asentadas por la escritora Sallie Nichols en su libro “Jung y el Tarot” en el que explica la posible conexión entre los veintidós arcanos mayores de la baraja con el trabajo sobre los arquetipos de Carl Jung. No muy distinto y alejado de la interpretación y usos que hace el multifacético Alejandro Jodorowsky con su “Tarología”.

Para no explayarme demasiado explicando cómo funciona en este caso el Tarot, y así continuar el análisis de la trilogía, les propondré imaginar una sociedad. Puede ser de amigos (suyos o que hayan visto); la clase de un colegio o universidad, el elenco de una peli, etc. En esa sociedad cada integrante tendrá un arquetipo predominante (El Ser Humano, individualmente, puede adaptar toda forma de arquetipos según el momento y la situación que afronte, pero dentro de un grupo, siempre habrá uno que resalte en su personalidad). En el Tarot pasa exactamente eso: Sus veintidós arcanos mayores son como una sociedad, en la que hay alguien más locuaz o alejado (LE MAD); Alguien que siempre se centra en la creatividad de lo útil (EL MAGO); alguien que ejerce la mesura en el grupo (LA TEMPLANZA); otro que ejerce la organización dentro (EL EMPERADOR/EMPERATIZ) u otro que siempre esté dispuesto a servir por al prójimo, de manera incondicional (EL COLGADO); etc. En el Tarot, sin duda la carta más curiosa es “LE MAD” quien ejerce de número cero (0) y número veintidós (22) siendo éste el inicio y el final de ese sendero y por tanto, exporta su liderazgo sobre los demás arquetipos.

A continuación, analizaré uno por uno los personajes resaltantes de la trilogía por película, explicando únicamente los arquetipos que comparten la mayoría de sus características con dichos personajes.


BATMAN BEGINS (2005)

Siempre he insistido, como muchos, que ésta película fue “la prueba”. El mismo Zimmer en el año 2008 confirmó que siempre tuvo la idea original de un tema para Batman pero que no lo usó en “Begins” por esperar a ver cómo iba todo, pero que luego en “The Dark Knight” sí usó. Christopher Nolan se trabajó una presentación de personajes muy digna, empezando por Batman, centrándose (para afianzar este análisis) en todos sus aspectos psicológicos, mostrando el impacto de su difícil niñez y cómo ha influido a modo de ramificación en su presente realidad.

BATMAN / BRUCE WAYNE: Si Jodorowsky dejara de prejuzgar al personaje, solamente por ser producto americano, seguramente estaría de acuerdo conmigo en afirmar que el propio hecho de que Bruce Wayne se empape de su peor miedo, la oscuridad, y se vista con una segunda piel precisamente negra sea un auténtico acto de psicomagia. Bruce Wayne vive atormentado por una neurosis desde los ocho años de edad, habiendo perdido su niñez el día que los murciélagos le atacaron y creciendo del tirón con la culpa de que por él sus Padres abandonaron el cine y un asesino les disparó. A raíz de todo este planteamiento bien puesto por Nolan, Bruce crece como una enredadera dentro de su sombra, como un ser oscuro e iracundo que decide por esa misma ira recorrer el Mundo despojándose de toda su esencia terrenal (Nótese que hasta el abrigo se lo da a un mendigo). En el Tarot arquetípico EL MAGO (I), así como los alquímicos, busca “transformar lo inútil en útil”, “La chatarra en oro”. La ira y los miedos que consumen a Bruce Wayne los transforma en el camino para encontrar la luz al final del túnel…o de la cueva en la que cayó. Si observamos bien la carta, el Mago está atado a su mesa y a sus herramientas de trabajo (¿El Bat-cinturón de utilidades de Batman?).

 

















RA’S AL GHUL / HENRY DUCARD: Con este personaje desembocamos directamente en la cuarta carta, en el cuarto arquetipo: EL EMPERADOR (IV), un Rey que restaura el orden en los cuatro elementos terrenales ¿Os suena de algo? En el caso de R’as Al Ghul o Henry Ducard, se “pretende” restaurar dicho Orden. Su causa aparentemente es justa a diferencia de sus métodos ¿En qué falla este valiente Emperador? Según la breve historia y las acciones conductuales del personaje, R’as al Ghul vive una eterna frustración derivada a la impotencia del dolor de haber perdido al ser que amaba (Su Emperatriz) a manos del desequilibrio  y la decadencia de valores que sacuden al Mundo (Sobras que va dejando el “LOCO” o “LE MAD” en su inconsciencia). Al faltarle su otro “yo”, la persona que refleja su esencia, su Emperatriz, el Rey se viene abajo. Nuestro ser esencial está sellado doblemente como una moneda, por un lado Madre y por el otro Padre. En nuestra vida estamos destinados no solo a asumir nuestro rol sexual sino alcanzar y complementar al otro. Y a R’as Al Ghul le ocurre lo que a un Rey cuando le quitan a su Reina. Otro dato curioso es que el método que use su “Liga de Las Sombras” sea la “conversión” para llegar a la preparación (Otro arquetipo: “EL ARCANO SIN NOMBRE”, mejor conocido por algunos como “LA MUERTE” que representa el cambio). Aquí el Emperador impone su respeto a partir del Miedo.

 

















MARTHA Y THOMAS WAYNE: Del mismo modo que un Emperador necesita su Emperatriz para guardar el equilibrio, EL PAPA (V) necesita a LA PAPISA (II) (Tal vez por ello el Mundo religioso nunca goce de equilibrio) En este Universo son Martha y Thomas Wayne los que llenan ese espacio. Al estar en un plano diferente, ideológicamente “en el cielo” o simplemente “muertos” su participación en el plano físico que transitamos es como una tiniebla. A su vez, estos dos ejercen otro arquetipo que es LA FUERZA (XI); en este caso del ritual de transformación de dolor del Hombre Murciélago. Para Bruce Wayne, la temprana pérdida de sus dos seres amados deja un eterno vacío que sólo bebe de la idealización de sus figuras. Inconscientemente esa idea le dice con la voz de ambos Padres “Haz ésto por nosotros” y el Hijo, necesitado de amor paternal y decidido a cumplir el deseo de sus Padres seguirá ese camino. En el Mundo real, el Papa (Sea católico, musulmán, judío, etc.) administra el entorno de la Fe ante su legislación. Es el puente entre el “Mundo de las Ideas” y el “Mundo Terrenal”. Normalmente los muros que encierran tal puente están bajo el gran arquetipo de culto LA TORRE (XVI) (Como Iglesias, catedrales, altares, etc. En el caso de ésta película, la mismísima Torre Wayne en Gotham).





ALFRED PENNYWORTH Y RACHEL DOWES: Nuestro análisis nos posa sobre dos personajes claves en la infancia de Bruce, según la historia que nos cuenta Nolan. En el Tarot existe una carta llamada LA TEMPLANZA (XIV); que es el Arcano que baja desde los cielos (Mundo de las Ideas) para cuidar de nosotros justo al dejar atrás nuestra muerte/renacimiento. En pocas palabras, un ángel/Padre adoptivo, que es lo que ha sido Alfred Pennyworth, leal mayordomo de los Wayne, para el joven y huérfano Bruce. Rachel comparte con Alfred esta mención dado que también se ha encargado de cuidar de Bruce hasta el último momento que se le vio en Gotham, enseñándole la diferencia entre “venganza y justicia”. Ambos, tras siete largos años de ausencia, se han reconciliado con Bruce ejerciendo esa gran templanza de cuidado, heredada de aquellos dos ideales testigos en los cielos (Martha y Thomas).

Os preguntaréis “¿Cómo es eso de la templanza y lo maternal en Rachel si ella está colada por Bruce?”; “Y si es verdad eso ¿Cómo es posible que él quiera terminar con ella como enamorados?”; “¿No es entonces un impulso algo incestuoso?” La respuesta es un enorme SÍ. Es un impulso “Edípico” por parte de Bruce ¿Qué Madre en este mundo no está enamorada de su hijo? ¿Cuántas Madre no ponen a sus hijos el nombre de su Padre con la intención de hacerlo reencarnar para tenerlo siempre? En un principio, es así, la Madre se convierte en pareja del niño literalmente, le carga por nueve meses, le da a luz, le da el pecho para amamantar, le viste, le baña, le cambia, hasta que el niño crece y busca hacer su vida, encontrará a una pareja que coincidirá en grandes rasgos, notorios o no notorios con su Madre y se repetirá la historia, porque el niño también está enamorado de su Madre ¡Es la primera mujer de su vida!

Es posible que a todo lector religioso y casto le esté pareciendo una completa locura y malinterprete estas palabras. No estoy hablando de impulso sexual al coito, sino un enamoramiento, algo totalmente distinto (“Enamoramiento”, palabra que viene de la ramificación de “Amor”). El problema está que la sociedad religiosa e incluso familiar, dado el muy poco avance del pensamiento y la conciencia, tiende a ser muy cuadrado y por tanto en vez de fomentar esta información con el fin de afrontarlo y seguir adelante, nos reprime hablar de ello, lo convierte en tabú y como resultado tenemos el Mundo en el que vivimos hoy: Lleno de frustraciones.
 

















  JAMES GORDON Y LUCIUS FOX: En el Tarot, visto como ese sendero del que hablé, los Arcanos/arquetipos se ven en un orden determinado. En el sendero de Gotham, es distinto, no es un paseo, o al menos no tiene el orden que goza en el Tarot. Es hasta ese mínimo punto lo que hace divertido examinar a Gotham, puesto que la carencia de orden desemboca en el Caos (Perfecto reino para un “LOCO”). Llegados a este punto, podríamos decir que nos topamos con un arquetipo esplendido, es un ser danzante, está satisfecho moral y místicamente, pero además de su eterna danza existe otro detalle curioso: Está colgado…de cabeza.

¿Puede ser feliz éste COLGADO (XII)? Pues sí, en el caso de que sea un mártir ¿o no? En Gotham tenemos dos personajes trascendentales para el desarrollo de objetivos de nuestro MAGO: El Teniente James Gordon y Lucius Fox.

Gordon, amigo leal desde que Bruce experimentó su cambio, ha sacrificado las normas del sistema en las que cree fervientemente para apoyar la cruzada del enmascarado psicomágico. Incluso, ha rehuido de una investigación con el fin de descubrir la identidad del vigilante para capturarle y se ha montado en su coche para destruir las vías de un tren con el fin de detener al terrorista Emperador. No es un personaje muy bailarín, o al menos en la trilogía no se expuso ese punto, pero sí está conforme con lo que hace ayudando la causa del Vigilante. Confía más en él que en sus compañeros y su departamento de policías, por eso sacrifica dichos principios porque Batman es el único dispuesto a ayudarlo en su objetivo.

Igualmente pasa con Lucius Fox, quien es demasiado ávido para no descubrir lo que oculta ese prepotente ricachón huérfano y demasiado leal como para dejar de mentir por él. Fox, quién al principio está en más desventaja que Gordon en cuanto a la estabilidad del trabajo (Dirigido por un Jefe que le quiere fuera); desinteresadamente colabora con el Vigilante preveyéndole de todo lo necesario desde la industria (LA TORRE) de su difunto Padre (EL PAPA) sin una autorización de ese tercero, el jefe, que pretende manipular lo que no es suyo. (Muy parecido a la estructura de una religión ¿no?)


 

















JONATHAN CRANE: En el arcano está el famoso Loco, LE MAD (XXII)…pero no es Crane ¿Por qué? Porque el loco no es un manipulado, es el manipulador y Crane a pesar de su inestimable cerebro, no es tan elevado como para convertirse en el “Loco” supremo.

¿Pero quién es Jonathan Crane entonces? Va vestido como ejecutivo, sin ser ejecutivo, con un asentado look de cabello engominado y gafas de pasta. Aparentemente el típico pedante de jersey y maletín, pero que practica terapias poco ortodoxas a sus “pacientes” (líderes de la mafia) con un gas alucinógeno y una máscara de espantapájaros dispuesto a comprometer la cordura de esos pacientes. Actúa sin importarle mucho la causa para al que colabore ¿entonces qué atrae su interés? ¿El estatus? ¿El dinero? ¿La jerarquía? ¡Quién sabe! sólo sabemos que es un oportunista, un codicioso y que además es capaz de perder el control como otros, desencadenando en él, un intento de locura iracunda muy superficial. Intenta desesperadamente jugar con los miedos de los demás ¿Y qué es el miedo? el devorador de almas humanas. Por descarte, Crane representa el arquetipo de EL DIABLO (XV). ¿Alguna vez oísteis una frase que decía “El mejor truco del Diablo es hacer creer que no existe”? Pues quién diría que un pelele engominado y con maletín fuese el mismísimo Diablo (Al menos hace diez años, hoy en día sabemos que los políticos no son unos santos). El Diablo, como arquetipo, cumple en su mayoría dicha descripción. Si se tuviera que definir en una palabra sería “Malicia” ¿Y el fin de esa malicia? Para él ninguno, pero para el “perjudicado” o para el que le enfrenta lo es todo. Es una preparación. Él juega con los miedos creando un caos interior del que sólo se sale con voluntad y con fuerza. En el caso de Gotham, ha sido el Vigilante, el Mago, el primero capaz de lograrlo, tras él su templanza, Rachel pudo vivir para contarlo y luego toda una ciudad.

 

















GOTHAM CITY Y…"EL SOL": Lo último, pero igual de imprescindible que veremos de ésta película, es el tema del arquetipo de EL MUNDO (XXI); es decir, nuestra querida Gotham. ¿Por qué es tan importante la localización? ¿Por qué una ciudad es un arquetipo? No es porque sea el sitio donde transcurre todo, sino que es el objetivo del Héroe. Ningún héroe lucha a ciegas por su causa, el héroe tiene que amar algo e identificarse fuertemente con ello para estar dispuesto a entregar su vida de ser necesario. Puede ser una damisela en apuros, puede ser su Padre, su Madre, su hijo, su tío, su revista de Playboy, su osito de peluche, su libertad o su Perro (como Jonathan Kent en “Man Of Steel”). En el caso de Batman, lucha por su ciudad y la trilogía de Nolan exprime el tema adjuntándole una carga completamente protagónica. Nosotros vemos y sentimos a Gotham como una ciudad como la nuestra (independientemente de dónde vengamos y dónde estemos); vemos sus problemas en los niveles de economía, infraestructura, sociedad, los sufrimos. Somos testigos de sus males, de sus bondades, del dolor de muchos y la indiferencia de otros. Durante la trilogía se ha conseguido crear una identificación con Gotham porque es el fiel retrato de cualquier metrópolis moderna. Puede ser Caracas, puede ser Madrid, puede ser New York, Buenos Aires, Berlín, cualquiera, porque en todo el Mundo ocurren, en mayor o en menor medida, los mismos problemas de los que somos conscientes (inconscientemente).

 
















 Por eso la trilogía, en su hermoso halo de esperanza, nos motiva a no perder ese valor mostrándonos el mismísimo arquetipo de EL SOL (XIX) aunque sea a media noche:



-













-ÉSTE ARTÍCULO CONTINUARÁ CON EL ANÁLISIS DE "THE DARK KNIGHT" (2008)-

¡Saludos a todos!
Carlos Ducard.

google+

linkedin

1 comentario:

frangp dijo...

Gran comentario, a la espera de la segunda entrega.