> ÚLTIMAS ENTRADAS

> LO MÁS VISITADO

26 de junio de 2014

Reseñas y Análisis: Sobre la decepción de los comics actuales.

Siempre me gustó Batman, me fascinó, más que la oscuridad, aquel halo misterioso en el personaje. porque antes empecé, como la mayoría, con aquella serie de los 60s. A los tres años me sentaba divertido a ver el graciosísimo Joker, con el malhumorado Penguin, el raro Riddler y esa traicionera Catwoman. En toda la galaxia no podía existir un niño más feliz que yo frente a los “Pow!”, “Ouuh!”, “Crash!” de aquella serie. Luego vi las películas de Burton y Shumacher, pero mi verdadero acercamiento al oscuro y paradigmático mundo del Hombre Murciélago fue con los comics. Batman en mi vida siempre ha sido más que un hobby o un fanatismo. Siento que en mi vida ha sido el compañero más fiel que he tenido, incluso un guía justificado por mi ausencia de Padre. 

 Por tanto, crecí investigando y descubriendo las claves para comprender mejor la naturaleza de todos los personajes del “Bat-Universo” que me fueran posibles. Leía cada biografía y cada hecho que les aconteció. Conocía algunos de ellos, como la desgracia de la familia Wayne, la caída a la fosa de murciélagos, la caída al pozo de químicos, etc. Pero hubo que nunca me habían sonado familiares, así que decidí constatarlos con los demás comics. Así pues, fui deborando clásicos como “The Killing Joke”, “A Death in The Family”, “The Long Halloween”, “No Man’s Land”,”Legacy” por ejemplo. 

Cuando la trilogía de Chris Nolan comenzó en el 2005, tenía una clara idea del Universo de Batman y desde “Begins” comprendí cada guiño que desde el cine se le hacía a los comics. Todas esas cosas fortalecieron en mi cabeza la “creencia” de que una vez sentadas ciertas bases, existía una cronología casi “impugnable” en el universo del Hombre Murciélago en los comics…Hasta que llegaron los “New 52”.

Ahora resulta que un villano excepcional como Hush, según los “intocables señores editores de DC” jamás existió, lo mismo que Azrael y por tanto, seguramente quedó fuera toda aquella maxi saga en la que Jean Paul Valley tomaba el manto. ¿Y Gotham City? ¿Para qué tiene un terremoto? ¡No tiene ya suficiente con ese montón de locos encerrados en Arkham! Mejor pongamos que fue aterrorizada por una cansina secta seguidores de los búhos. ¿Y el Joker? ¡Siempre igual con esa sonrisa! Sin duda arrancarle la cara fue darle un look que ha tenido una aceptación magnífica…Entonces es ahí, cuando el lector clásico, en medio de un derrame cerebral-emocional se pregunta “¿Pero qué demonios pasa? ¿Es que el Mundo cambia así de un momento a otro?”. Pues la respuesta aparentemente es sí. Según declaraciones de Geoff Johns, en la nueva “Linea” de DC no existen ni “Legacy” (Nada de Bane ligando con Talia); no existe “Long Halloween”, “No man’s land”…incluso después de tanto “tira y encoje” han decidido por excluir también “Year One”…¡”YEAR ONE” DE MILLER! ¿Y Nos sustituyen todo eso por un origen de JLA bastante ridículo, un Joker sin rostro, una banda a lo “Reservoir dogs” de capuchas rojas cuando todo iba de maravilla antes. ¡Y yo que me quejaba de Morrison!

Ya quisiera ver que le digan a una eminencia en matemáticas que eso del plano de ejes cartesianos está obsoleto y que ahora está excluido…Pero por duro que parezca, es así la realidad. El Mundo se renueva día tras día, más bien, los seres humanos, la forma de pensar son los que se re-inventan, y por tantos desastres en la historia dadas algunas “re-invenciones” ¿Es que acaso los autores no pueden aprender de ello y tomar nota? También tienen que hacer renovaciones absurdas y feas como las que ha sufrido Batman en los “New 52” ¿Por qué las tildo de “feas” y “absurdas”? Porque sencillamente las historias no van a nada nuevo. En tres años que tiene el nuevo Universo han cambiado todo menos algo que sepamos. ¿Qué fue “Death Of The Family”? Simplemente un evento ambiciosamente montado que desembocó simplemente en “No hay Joker sin Batman”, algo que desde hace cuarenta años los seguidores del Hombre Murciélago lo saben. ¿Y qué hay de la Corte de los Buhos? ¿Qué si Thomas Wayne fue o no parte de una secta? ¡Qué si fue una conspiración o no? y al final nada cambia. No hay una trascendencia, Batman sufre como siempre ha sufrido física y moralmente para absolutamente llegar a nada, simplemente emprender una nueva historia en la que sufrirá y terminará. 

A pesar de todo, los guiones respetan la esencia del personaje…esencia que de todos modos está “perdida” después de que excluyeran tantos clásicos de la continuidad. Y de todos modos, opino que lo mejor de los últimos años para Batman fueron los frescos “Detective Comis” de Paul Dini que escribió sin necesidad de cambiar orígenes, ni cambiar esencia, ni cambiar si quiera el corte de cabello de Bruce Wayne (¡Por Dios ahora usa un corte estilo “Mohicano”! ¡Pero qué rayos!). 

En cuestión poco tiempo terminará Scott Snyder su “Zero Year” en el que Batman debería dejar de lucir como Rambo enmascarado para adoptar el aspecto que todos conocemos, y tras todo esto yo me pregunto, por muy pintoresco y distinto que se vea…¿Era necesario? Han pasado más de veinte años de “Year One, más de veinte años de Dark Knight Returns, más de quince años de “Long Halloween”, “Dark Victory”, y “No Man’s Land” y no han dejado de funcionar. Las librerías agotan cada nueva re-edición que sacan de esos clásicos. La gente, incluso los nuevos lectores se siguen interesando por la esencia del Hombre Murciélago que todos conocemos y que ha hecho tan impugnable, no para las oficinas de DC, sino para cada uno de los fans. 

Los New 52 no han sido la primera renovación que ha pasado por DC. Durante la trayectoria de la empresa, los personajes han sufrido diversos cambios durante diversos momentos como en la “Golden Age” donde nacieron a la “Silver Age” dónde crecieron alocados y coloridos, luego una “Bronze Age” donde fueron madurando hasta llegar a una “Dark Age” donde se consolidaron. Hasta ese momento los cambios parecían ir conducidos por un justificado crecimiento. La sociedad cambia y con ellos la madurez de los comics. También es cierto que durante la “Dark Age” (Sobre los años 80s) personajes como Batman, Superman atravesaban por aventuras de otro color y otra atmósfera, del mismo modo que la madurez obtenida por muchos de los seguidores de la “Silver Age” ya crecidos. 

Entonces ¿Qué ocurre con la “Modern Age” ahora? ¿Nos adaptan los comics a las mismas modas de ahora? ¿Modas como las películas de acción con un despilfarro de calidad visual pero con una historia nula y vacía? ¿O como la música Pop de Pittbull inaugurando el Mundial 2014? Entonces los comics también se suman a la decadencia del arte en esta era ¿No? 

Sinceramente, dejo la respuesta en manos de cada uno. Por mi parte sólo me limito a concluir con dos observaciones:  

1) A pesar de lo que sea, cada artista está en su derecho de trabajar en la libertad que necesite y quiera para tomar las riendas de lo quiera hacer…Nadie es nada para limitarle, para bien o para mal de algunos respectivamente. Según el color con el que se mire. 

2) Mi postura sobre los comics, sobre mis ideas sobre una continuidad “impugnable” en forma oficial, sobre esa creencia absurda que tuve por lo que veo, en vez de decir “decepcionado” diré “Lo imaginé erróneamente”. No es más que un choque con la realidad. De lo que sí estoy seguro, es que hoy soy yo quien libre decide qué entra o qué no dentro mí continuidad, dentro de mí Batman.

¡Saludos a todos y gracias por leerme en mi primer post en este gran espacio! ¡Y Gracias a Eduardo Salceda Glez por esta oportunidad!

Carlos Ducard.

google+

linkedin

No hay comentarios.: